Por una apuesta se follaron a mi madre

1630845En la vida hay veces que uno debe sacrificarse y hacerlo por un hijo es casi un deber de madre ineludible, lo que voy a contarles hoy es uno de las grandes sacrificios que tuve que hacer por mi hijo aunque a fin de cuentas no fue tan duro como pensaba en un primer momento.

Mi hijo tiene 18 años y hacia 2 años que había perdido a su padre, mi esposo, el cual murió en un accidente de trafico, desde la muerte de su padre, mi hijo se había empezado a comportar de otro modo, era un buen chico y buen estudiante pero tras lo de su padre empezó a juntarse con malas compañías, dejar de lado los estudios y tener hacia mi un trato muy distinto.

Un día descubrí que participaba en apuestas de coches junto con lo peorcito de su Instituto, le regañe muy duramente y le prohibí terminantemente volver a hacerlo, pero por lo que me contó 3 días después, no me había echo mucho caso.

Llego a eso de las 11 de la noche, con la camiseta rota y un par de golpes en la cara, estaba muy asustado y no quería decirme nada, hasta que entre lágrimas consiguió explicarme lo que pasaba, algo que me dejo helada por dentro.

Miguel, que así se llama mi hijo, me explico que había seguido apostando pero que como ya no tenia dinero, apostó que si el perdía, los chicos podrían cobrarse conmigo, su propia madre, según me contaba esto yo me estaba poniendo roja de rabia, no hizo falta que terminara de contar lo que pasaba, ya adivine por su estado que había perdido y que sino pagaba, le harían pagarlo a el.

Le dije que encontraríamos el modo de arreglarlo, que no se preocupara y se fuera a dormir, no pude pegar ojo en toda la noche tratando de hallar una solución, sabia que los chicos con los que trataba mi hijo en el instituto eran de lo peor y que sino pagaba le harían mucho daño a mi hijo, no tuve otra opción.

A la mañana siguiente le dije a Miguel que estaba dispuesta a servir como cobro de la apuesta siempre y cuando desde ese día el me obedeciera en todo, estaba dispuesta a sacrificarme por mi hijo siempre y cuando eso no volviera a ocurrir y el aprendiera la lección de que ciertas acciones traen consigo graves consecuencias.

Mi hijo Miguel me pidió mil perdones y me dijo que esa misma tarde llegaría con los jóvenes con los que había perdido.

Durante toda la mañana me mentalice, sabia que por la tarde llegarían varios jóvenes con la única intención de follarme y darme caña hasta reventar, desde la muerte de mi marido no había catado varón y aunque la idea de que un grupo de chicos de la edad de mi hijo me follaran me revolvía por dentro, no podía evitar sentir cierta excitación por lo que estaba por llegar.

A eso de las 16:00 de la tarde mi hijo llego a casa, junto a el venían 4 chicos, la verdad es que me sorprendí bastante gratamente pues los 4 eran chicos atléticos y guapotes, ya que tenia que follar con desconocidos al menos que fueran guapos.

A mi hijo no le dio tiempo ni a hablar, uno de ellos era negro y parecía guiar al grupo, fue el primero en hablar.

“Señora, ya sabe para que estamos aquí asi que no perdamos el tiempo”

Yo ya estaba mentalizada asi que me levante del sofa y me quite la blusa, dejando mis tetas libres para que aquellos jóvenes las vieran, luego me baje los pantalones y las bragas de una vez, rapidamente, queria que todo fuera lo mas rapido posible, en cuanto estuve completamente desnuda me arrodille ante el negro y le pedi a mi hijo que se fuera durante unas horas.

Pero el joven negro se opuso.

“Nada de eso, si Miguelito ha sido tan estupido de perder a su madre en una apuesta, es justo que vea como nos cobramos con ella, para que vea que no hacemos trampas y solo nos cobramos lo acordado”

Aquel joven era verdaderamente un cabron, la idea de humillar a mi hijo obligandole a ver como me follaban debia ser para el un gustazo.

Luego me dio la mano y me levanto del suelo, me dijo que el salon no era el sitio adecuado, que preferia el jardin, a mi no me importo ni siquiera que pudieran verme los vecinos, solo queria que todo acabara rapido, los 4 salieron conmigo y mi hijo nos siguió con lagrimas en los ojos, fuimos al centro mientras mi hijo se quedaba en el porche, alli extendieron una sabana de las que tenia tendidas y luego el negro me hizo arrodillar, no sabia el nombre de ninguno de ellos y no hacia ninguna falta, se desnudaron a la velocidad del rayo y 4 lustrosas pollas quedaron a la altura de mi cara, gruesas y venosas la verdad me sorprendieron, la de mi difunto esposo no podia compararse con ninguna de aquellas jóvenes y firmes tuberias de carne, mucho menos la del negro, un cañon de unos 20 centimetros que apuntaba al cielo y que fue la primera polla que me trague aquella tarde.

Sin miramientos acercando mi boca a su polla, me la metí de un sólo golpe en la boca, se quedo alucinado, y comenzó a gemir como un loco, dando saltos a cada pasada de mi lengua por su glande.

“Así puta… “empezó a decirme… “mámamela bien… zorra…” decía con voz entrecortada mientras se retorcía de placer.

Yo habia aceptado ser el cobro de la apuesta de mi hijo a pesar de todo el dolor de mi corazon, pero no queria que el sufriera ningun daño y a pesar de lo que me repudiaba el follar con aquellos jóvenes mucho mas ante los propios ojos de mi hijo, yo no tenia otro remedio.

Mientras chupaba la polla del negro y pajeaba otras 2 pollas que tenia entre mis manos ellos alababan mis artes como mamadora de pollas asi como figura, la verdad que a mi edad una ya no esta para muchos alardes y que aquellos jóvenes dijeran que mi cuerpo les ponia a 100 era ciertamente algo que me gustaba.

Mis tetas eran grandes pero aún se conservaban firmes, mi culito respingado, de piernas sin bien torneadas, aunque era muy blanca mi cabello era de un negro profundo, y mis ojos eran azules, una mujer realmente hermosa.

Sin que me lo propusiera mis pezones se fueron poniendo cada vez más duros y mi rostro se fue sonrojado con la polla de aquel joven enterrada hasta mi garganta, la verdad era que a pesar de todo cada vez me agradaba más ver aquellas pollas que había en mi entorno.

Luego cambie de polla, mi hijo seguia atonito mirando como su madre se disponia a comerse una a una las cuatro pollas que el mismo le habia traido a casa, empeze a mamarle la tranca a otro de ellos, el mas guapo y rubito, la polla era tambien lustrosa y me llegaba hasta la campanilla, sentía como se distendía mi garganta, en ese momento era una verdadera puta, no me importaba que los vecinos pudieran verme chupar aquellas jóvenes pollas o que mi hijo estuviera escuchando como le mamaba la polla a su amigo. Le mame la polla por un rato, chupe sus cojones y todo su tronco desde el glande hasta las bolas dando mordisquitos en el tallo como una experta puta, queria terminar cuanto antes pero aquellas pollas en mi boca me empezaban a calentar, cuando iba a chupar otro de los rabos que aguardaban, el rubito me dijo que el no podia quedarse mucho rato, asi que seria el primero en follarme y que luego ya me podria encargar de sus amigos, al resto no parecio importarles y se sentaron a masturbarse mientras contemplaban junto a mi hijo como aquel chico rubio se preparaba para follarme, me tomo de la cintura y dándome la vuelta me levantó en vilo haciendo que continuara mamando mientras él estando en pie le pegaba una mamada a mi coño.

Tenía la vagina totalmente depilada, así que se veía perfectamente aquel clítoris totalmente rosadito, la lengua se me hundía tanto en el vagina como en el culo al que también escupía para luego meterle la lengua sin miramientos, sujetándome con un solo brazo aprovechó para empezar a prepararme el culo.

Primero me metió uno de sus dedos, luego me fue introduciendo dos y tres hasta que pudo ver que tenía el esfínter totalmente dilatado, no lo podía creer, me encontraba de cabeza mamándole la polla a aquel chico,mis rodillas las tenía encima de los hombros de el rubito, y me daba cuenta perfectamente de que me estaba sodomizando, su esposo jamás me la había clavado por el culo, y sin embargo, aquel chico se estaba dando el lujo de jugar con su agujero en la primera oportunidad.

Me volvió a colocar en la sabana, me puso boca abajo y sin miramientos empezó a taladrarme el culo con su tremendo leño, me sorprendio que el muy cabron no follara mi coño pero desde luego parecia que la puesta habia sido en toda regla y que al perder se pagarian conmigo de todas formas.

Senti un poco de dolor con la entrada de la cabeza, pero poco a poco me fui relajando hasta sobreponerme para luego pasar a sentir sólo placer y lujuria, cuando el rubito sintió que el culo se había adaptado a su riel, empezó a bombear con rapidez, era como una bestia dándole por el culo a su hembra.

Me sentia sucia siendo enculada ante mi hijo pero la culpa habia sido suya y aunque trataba de evitarlo, yo empezaba a ponerme como una moto al sentir aquella deliciosa polla penetrar en mi culo.

No tarde en tener un orgasmo, el rubito me metía la polla tres o cuatro veces seguidas para luego sacarla y así poder ver mi culo totalmente expuesto, de vez en cuando me metía cuatro dedos y luego continuaba con su polla, Yo, con mi hombro y cara pegada al suelo del jardin sostenía las embestidas mientras con mis manos me agarraba las nalgas para así poder abrirme más el culo, disfrutaba con la enculada, ya no habia duda alguna ni para ellos ni para mi hijo.

“Joder con mama, parece que le alegra ser tu apuesta,jajaja”

Luego el rubito me volteo y empezo a bombear en mi coño, el tronco me lo fue metiendo poco a poco hasta que sintió que la cabeza tocaba fondo, me había hundido toda la polla, desde mi posición miraba aquél falo como le entraba y pegaba con el fondo de mis entrañas, jamás me había imaginado que una polla de ese calibre pudiera acomodarse dentro de su cuerpo.

Mientras tanto el rubio seguía extasiado viendo aquel culo totalmente dilatado, tomó mi mano derecha y me la dirigió al hoyo.

Cuando el rubito sacó la polla un chorro de semen se deslizó por mis piernas, me puso de espaldas y sin más se dispuso a hacer un sesenta y nueve, le limpie todo el semen del tronco mientras éste me mamaba el coño y me esparcía el semen por las piernas.

Me dio un beso y me dijo que le habia encantado que mi hijo me ofreciera en sus apuestas, esperaba volver a ganar otra vez y asi poder follarme de nuevo, me dijo que habia sido el mejor polvo de su vida pero que tenia que irse, que su madre le estaba esperando, cuando el rubito se fue de casa el negro volvio a entrar en accion, se acostó de espaldas animandome para que me sentara en su tronco, ésta vez no me hizo de rogar, el tronco de el negro era como un poderoso ariete y no pude dejar de sentir placer de tenerlo en mis entrañas, así que continue cogiendo mientras el negro veía como se movían aquel par de tetas frente a su cara, mis tetas.

Estabamos en esa posición cuando senti que algo se acercaba por detrás, era otro de los chicos, uno moreno que sin más ma había tomado de la cintura y de una sola vez me ensartó toda la polla en el culo, solamente acerte a pegar un grito de dolor ya que no me había preparado para tolerar a dos pollas de ese calibre a la vez, sin embargo después de unas cuatro o cinco embestidas el culo supo acomodarse y lo empeze a disfrutar, en ese momento fue cuando senti que por sus labios pasaba otra polla, era el chico que faltaba que me estaba restregando la polla por todo el rostro, sin más, abri mi boca y me trague toda aquella polla, podía sentir como los tres hombres le estaban dando con todo.

Por fuerte que parezca lo único que me interesaba en ese momento, es que ninguna de las pollas se le fuera a escapar, el primero en venirse fue el de mi boca, soltó sendos chorros en mi boca y para su asombro, trague hasta la última gota que salía de esa polla, cosa que hasta ese momento me había parecido siempre repugnante, sin embargo en esa ocasión, a pesar de que le estaba mamando la polla a un desconocido, que era casi una violación y que mi hijo me estaba viendo hacerlo, eso no me importaba, sentía aquello delicioso, el moreno no se hizo esperar, pero al igual que su amigo prefirió mi boca como recipiente, así que sacó su polla e inmediatamente me introdujo la polla en la boca.

porno
voyeur
transexuales
videos caseros
tetonas
enculadas
rubias follando
porno hd
sexo amateur
pajas
orgias
mamadas
maduras
lesbianas
jovencitas
incesto
hentai
gordas
fotos porno
borrachas
folladas
enanas
culonas
colegialas
castings porno
asiaticas
abuelas

Como antes me trague todo el semen, mientras tanto el negro se corrio en mis entrañas.

Por un momento sólo se escuchaba la transpiración de los cuatro, nadie cambió de posición, yo continuaba engullendo el semen del moreno mientras el otro me rozaba la polla por toda la cara y el negro continuaba con alguno que otro espasmo.

Después de unos minutos fue el moreno el primero en alejarse, tenía sed así que se fue a la cocina en busca de agua, el otro tomó una de mis tetas y solte un suspiro de gozo mientras el negro al fin se quedó quieto.

Luego la orgía continuó, el trato era que todos probaran todos mis agujeros, esta vez era el moreno quien me la enchufaba por el coño mientras el negro me la clavaba por el culo, al cabo de una media hora los tres se vinieron casi al unísono.

Pero esa vez lo hicieron todos en mi cara, agitaron sus pollas hasta que mi cara quedo inundada de semen, me agradecieron la follada, se vistieron y se largaron dejandome arrodillada en el centro del jardin, desnuda y con la cara llena de semen ante mi hijo el cual se fue llorando a su habitación.

Mi hijo aprendio la leccion y ya nunca se volvio a meter en apuestas, yo tambien comprendi que mi cuerpo era una suculenta paga para aquellos chicos asi que fui yo quien empezo a apostar y a ofrecer mis agujeros como pago en caso de perder, como ya les dije, por un hijo hay que hacerlo todo por doloroso que sea aunque ciertamente muchas veces deseo perder mis apuestas y seguro que imaginan el motivo.

Por boludo se recogieron a mi mujer

imagen11Empezaré por describir a mi esposa. tiene 26 años, es bajita y un poco gordita, tetas y culo enorme y muy caliente.

Yo soy 20 años mayor que ella, nada especial.

Llevávamos 4 años de casado, una vida sexual bastante activa, pero se estaba tornando monótono, especialmente porque a mi esposa no le gustaba el sexo anal, nunca lo habíamos hecho, ni le gustaba chuparla (me la chupaba a veces, a regañadientes).

La cosa es que empezamos a fantasear con intercambios de parejas, orgías, cosas así. Al principio, sólo hablábamos. Yo empecé a preguntarle sobre su vida sexual antes de conocerme. Hasta que un día mi esposa me preguntó si realmente quería hacer un intercambio, que si no le molestaría que otro se la cogiera.

Yo le dije que la amaba, y que el hecho que otro gozara de ella no cambiaría eso. Lo dejamos ahí por el momento.

Como a la semana, me volvió a preguntar si quería hacerlo, yo le dije que sí, entonces ella me dijo que bueno. El problema es que no sabíamos como hacer, no conocíamos a nadie (vivimos en un país extranjero), y no teníamos idea de donde ir, o como encararlo.

Así que buscamos en internet, ví algo que me pareció bueno. Decía que era un club exclusivo, donde las parejas podían encontrarse y tener relaciones. Había algunas fotos de mujeres muy hermosas. Se la mostré a mi mujer y me dijo que le parecía raro que sólo habían fotos de mujeres, pero decidimos ir a probar.

Había un número de teléfono. Hablamos y nos preguntaron si teníamos un celular, dijimos que sí, entonces nos dieron la dirección de un edificio y nos dijeron que cuando llegáramos llamáros y nos darían el número del departamento y el código de acceso.

Así lo hicimos, y finalmente estábamos ahí, muy nerviosos los 2. Nos atendió un hombre alto negro y muy fornido. Nos dijo que nos tenía que explicar las reglas.

Nos explicó que una vez que fuéramos miembros, los 2 podíamos elegir nuestras parejas entre todos los otros miembros, o ellos podían elegirnos a nosotros, pero no había ninguna obligación, podíamos decir que si o no si nos elegían.

Nos parecía bien, pero entonces nos dijo que había un problema. Habían tenido problemas en el pasado con tipos que simplemente se conseguían una amiga para ir y ser admitidos, el hombre se cogía a cuanta mujer podía y la mujer siempre decía que no. Porque querían que fuera voluntario, no podían hacer nada, así que decidieron un período de prueba.

La prueba era para ver si mi mujer estaba dispuesto a dejarse coger, y si era buena en la cama, uno o dos miembros se la cogerían y si estaban satisfechos estábamos admitidos.

Yo estaba tan caliente que ni pensé, así que le pregunté a mi mujer, y ella me dijo que si era lo que yo quería, lo haría. La besé y le dije al negra que estaba bien. Entonces me dijo a mi mujer que lo siguiera y a mi que esperara. Se metieron en una habitación.

Al poco tiempo, empecé a oir los quejidos de mi mujer. Sabía que estaba teniendo un orgasmo, por fin se la habían cogido. Luego la sentí quejarse, decía ay, ay, me duele, por favor pará, me imaginé que le estaban haciendo el culo, no me importó porque quería que se acostumbrara.

Como a la media hora el negro salió de la habitación, todo transpirado y con una sonrisa. Me dijo que era bastante buena, pero todavía no había pasado la prueba. Así que otro tipo se metió en la habitación, de nuevo lo mismo, los quejidos de mi mujer, los gritos de dolor (que parecían más fuertes).

La historia se repitió, me dijeron que no estaban seguros, así que pasó otro tipo más, y después otro, y otro, 11 en total, y los 2 últimos lo hicieron al mismo tiempo.

Cuando los tipos terminaron. El negro que nos había atendido al principio me dijo que habíamos pasado la prueba. Me dijo que ayudara a mi mujer a vestirse y que en un par de días podía volver por mi parte.

Entre en la habitación, mi mujer estaba desnuda en la cama, llorando, tenía semen en la cara, el pelo, le sangraba el culo y se le escurría semen del culo y la concha.

Me sentí realmente mal, la abrazé y consolé, y después la ayudé a asearse y vestirse.

Cuando nos fuimos, el negro nos dió un sobre, dijo que contenían nuestros carnets y un regalito.

Volvimos a casa, y como se pueden imaginar, el regalito era un video. Aunque no lo sabíamos, había una cámara y habían filmado todo.

Mi mujer se fue a dormir, pero yo me puse a ver el video. Aunque me esperaba lo que vería no me imaginaba como sería.

Primero el negro. Comenzó a besarla y sobarle las tetas, y poco a poco la fue desnudando. Cuando estuvo desnuda le empezó a chupar la concha hasta que tuvo un orgasmo.

Entonces se desnudó él. Tenía una pija enorme, más de 20 cm. y muy gruesa. Mi mujer abrió la boca de asomobro y el hijo de puta se la metió en la boca, hizo que se la chupara hasta que acabó en su boca, pero todavía la tenía dura, así que la tiró en la cama y se la metió de una sola vez, mi mujer gritó de dolor, pero el empezó a culearla fuerte y mi mujer empezó a gozar. Gritaba como enloquecida, se agarraba de las sábanas, nunca la ví gozar así conmigo.

El negro la puso en 4 patas y empezó a cogérsela de perrito, mi mujer tuvo un orgasmo tremendo y mientras se recuperaba, el negro se la sacó y se la metió por el culo de golpe, mi mujer dió un grito desgarrador, me dí cuenta que la habitación era de alguna manera a prueba de ruidos, porque si bien había escuchado sus gritos de dolor, no habían sido tan fuertes. El caso es que el negro le empezó a dar duro. Mi mujer sólo lloraba y se quejaba, hasta que al fin acabó.

Después pasaron los otros, se la cogieron en todas las posturas imaginables, con el segundo, la penetración anal fue especialmente dolorosa, porque tenía el culo lastimado. Uno a uno vi como 9 tipos se cogían a mi mujer de todas las formas posibles, hasta que llegaron los 2 últimos. Hicieron que se las chupara, se turnaron en su concha y culo, hasta que uno se acostó, mi mujer estaba medio desmayada para entonces, la levantaron y la sentaron encima de la pija del tipo que se le metió en el culo. Le abrieno las piernas y el otro se la metió por la concha.

Lo que yo no sabía es que algunos de los otros tuvieron una segunda vuelta, debieron entrar por otra puerta pero mientras mi mujer tenía una pija en el culo, unos 5 de ellos se turnaron en su concha.

Hasta que finalmente todos acabaron encima de ella, fue entonces cuando me llamaron.

Por supuesto, cuando fuí a los 3 días, no había nadie en el departamento, no respondían al teléfono. El aviso en internet no estaba más, ninguna señal.

No sé si lo habían hecho con otros, pero el caso es que dejé que se cogieran a mi mujer 11 tipos por nada, al menos ahora no le molesta chupármela y se la puedo dar por el culo, pero me siento culpable por lo que tuvo que pasar, aunque ella nunca me lo recriminó. Y aunque me calenté con el video, también me puse celoso. En fin, fuí un boludo.

Angie, la inocencia vuelta sexo

28bfd7600d27Me quieres acompañar?, -Nunca he ido a una fiesta como esta… si quieres pues me acompañas.

Eso fue lo que me dijo Angie unos minutos después que unos amigos míos la invitaran a una fiesta que íbamos hacer con motivo de fin de semestre. Angie tenia 18 años y era muy inocente, siempre hablábamos, y se podía notar en ella que no sabia nada de novios, sexo, trago o cosas así, solo le gustaba vivir dedicada a sus estudios y a asistir a una comunidad cristiana que se reunía cada sábado cerca de su casa, ella no se imaginaba el tipo de fiestas que armábamos con mis amigos, eran llenas de trago, mujeres y sexo sin control.

Para mi Angie se había convertido en una fantasía sexual y erótica que tenia que consumir rápidamente, de lo contrario no sabia que podía pasar, ella era para mi toda una obsesión, mis amigos se burlaban de mi cuando les decía que ella me gustaba, me decían, “como se le ocurre que esa vieja le puede gustar, no la ve toda tontica y simplona, además con esas pecas nooo”, pero yo no la veía así, era monita, con ojos y boca pequeña, su pelo era medio rojizo era muy delgada, senitos pequeños, y un culito que para mi era hermoso cuando se ponía pantalones apretados, su estatura era de mas o menos un metro sesenta, pero lo que en verdad me apasionaba de ella era esa inocencia que no le permitía saber nada de las cosas mundanas de mi realidad.

A menudo se sonrojaba en clase cuando yo la miraba fijamente a los ojos sin ni siquiera conocerla, pero poco a poco me le fui acercando buscando pretextos tontos, como pedirle algo prestado o simplemente preguntarle la hora, así nos fuimos conociendo hasta el punto de volvernos buenos amigos, por cierto ella tenia muy pocos, un día llevé mi cámara fotográfica a la universidad y sin que ella lo notara, le tome muchas fotos, algunas de su cara, otras de sus pechos y una que el pude tomar a su trasero, esas fotos fueron mi deleite en muchas noches donde terminaba masturbándome con ellas y deseándola más y más.

Mis deseos sobre ella crecían desorbitadamente cada día, como cuando sin quererlo, vi un protector diario en su maleta, ella al notar lo que había visto se sonrojó mucho y sin explicación alguna se fue, bueno pero ya he hablado mucho de Angie y como éramos antes, es hora de contar con detalles lo que pasó esa noche en la fiesta.

Sabia que tenia que comerme a Angie, ya no podía esperar más, por eso les pedí a mis amigos que la invitaran pero sin decirle nada sobre lo que pasaba allí, les pedí que le dijeran que era una fiesta entre amigos y que si ella lo prefería no tenia por que consumir licor, además el solo hecho de invitarla, seria muy grato para ella, ya que siempre la mantenían alejada de toda la clase, producto de su elevada timidez.

Las clases terminaron ese viernes a las cuatro de la tarde, inmediatamente todos salimos directo para la casa de Arturo que esa noche era el anfitrión, Angie estaba entusiasmada, aunque por su timidez no se notaba mucho, cada uno cogimos taxi para llegar a donde Arturo que vivía a una media hora de la universidad, como es de suponer yo me fui con Angie, nos sentamos y puse mi brazo en la parte de arriba de la silla casi abrazándola, ella estaba sentada junto a mi en una posición muy reservada con sus manos juntas encima de sus piernas, y sus brazos muy pegados a su cuerpo, la mire y recordé la única vez en la que había hablado de un tema sexual con ella, en esa ocasión me dijo “sabes , quiero llegar pura al matrimonio” mientras sonreía y miraba hacia lo lejos.

Me sentí un poco mal por eso, sabiendo lo que le esperaba a ella esa noche, pero mis ganas primaban por encima de mi razón y ya no iba a echar para atrás, llegamos al apartamento, subimos, ya muchos habían llegado también por lo que la fiesta había empezado, todos bailaban, otros amigos llegaron con el trago, las niñas ya bailaban eufóricamente, Angie seguía en la posición que venia en el taxi, esta vez sentada en un sillón, mientras miraba el resto de la gente, hable con Arturo y acordamos lo planeado, y era que cuando embriagara a Angie me la llevaría para la habitación de él, me debía un favor y le pedí que me lo pagara prestándome su cuarto esa noche e invitando a Angie a la fiesta ya que ella no le caía bien a la mayoría de los que estaban allí esa noche.

Le pedí que bailáramos pero no acepto, yo ya tomaba mis tragos y empezaba a entusiasmarme, la mire fijamente a los ojos y le dije que era la niña más hermosa de esa noche, y le dije que me tenia que recibí un trago, luego de insistirle acepto, no se si era el primero en su vida pero al poco tiempo me dijo que ya se sentía un poco mareada, acepto bailar, y mientras eso le di un trago doble, no pensé que fuera a funcionar tan rápido, ya se reía y empezaba a decir incoherencias le serví otro doble y con eso el objetivo había llegado a su fin rápidamente.

Mariana, de la cual no les he hablado, me miro a los ojos y frunció el seño cuando se dio cuenta que a eso de las once y media de la noche Angie había quedado dormida en el sillón. Mariana era otra amiga, era una de las mas hermosas de la clase, le encantaba el sexo y además era bisexual, muchas veces me comento que también se quería coger a Angie, Mariana tenia unas tetas grandes y un buen culo era la fantasía para muchos, yo nunca me había acostado con ella, y cuando se lo pedí me dijo que solo me lo daría si Angie estaba en un trío con los dos, por lo que la idea de hacer eso fue de ella, de Mariana, ella planeo todo lo que estaba sucediendo esa noche.

Le pedí a Arturo que me ayudara a llevar a Angie a la habitación, la alzamos y la acostamos en la cama, Arturo se retiro mientras me miraba y se carcajeaba; me dijo “es suya” y cerro la puerta, allí estaba ella acostada, dormida, su cabello estaba recogido en dos colitas, tenia una chaqueta gris y debajo una camiseta negra, tenia un Jean azul oscuro un poco ajustado, la observe y me decidí, le quite los zapatos, no sabia que hacer, pero al mirarla por unos momentos me excite demasiado, mi pene estaba completamente erecto, no aguante más, me quite toda la ropa, y puse seguro a la puerta, me abalancé sobre ella y empecé a besarla delicadamente, sus labios estaban tibios, le quite la chaqueta y empecé a tocar sus senos, me gustaron porque eran duritos aunque como lo había dicho no eran muy grandes.

No quise quitarle la camiseta en esos momentos, baje y desabotone su pantalón, me di cuenta que llevaba puesto unos calsoncitos blancos con encajes, era como ropa interior de niña, me detuve un momento y pensé en ella, pero ni modo no quería parar, baje un poco su pantalón hasta casi a las rodillas, y baje su calsoncito un poco, vi que tenia pocos pelitos, y su vagina era normal, eso si muy suavecita, acerque mi pene hasta ella, pero no la quería penetrar por lo menos en ese momento, lo puse cerca y lo empecé a rozar con su piel y con sus pelitos, eso me éxito demasiado, luego se la acerque a su cara, abrí un poco su boca con mis manos y trate de meter mi pene allí aunque era un poco difícil, y justo en ese instante golpearon la puerta.

Me asuste y pregunte quien era, “soy yo, Mariana”, me puse el bóxer y el pantalón y acomode la ropa de Angie, para no avergonzarme, abrí la puerta y entro ella, la cerro, traía consigo una buena cantidad de trago, más de media botella, me miro y me dijo “listo” mientras me dio un rico beso en la boca, luego se agacho me bajó el pantalón y el bóxer, y medio una mamada cortica, era una maestra en el sexo, me masturbó un momento, y lamió mis guevas con su lengua, luego me dijo “siéntate allí”

Me senté al lado de la cama mientras observaba lo que se disponía a hacer Mariana, se quito su camiseta, su Jean, quedo en brasier y tanguita negra, empezó a besar a Angie en la boca, mientras yo me tocaba mi pene observando lo que hacia y observando el trasero de mariana ya que se agachaba y además se notaba la cucota que tenia. Le quitó la camiseta y el pantalón, veía ese cuerpecito inocente que ni se imaginaba lo feliz que nos hacia a Mariana y a mi, Desabrocho su brasier y se lo quito, empezó a lamer los pezones de Angie y a tocarlos con sus manos, siguió bajando hasta que la desnudo completamente, luego se desnudo ella, no sabia cual de las dos me gustaba más si Angie con su cuerpecito de niña inocente, o Mariana con sus curvas y culo grande.

Le abrió las piernas y puso su cara entre ellas, empezó a lamer la cuquita de Angie, eran lamidos rápidos que mojaban de saliva todos los pelitos de su cuquita, quitó su boca y empezó a acariciarla con sus manos, yo me levante y le dije “es virgen, deberías dejarme a mi”, me contesto “esta bien, pero solo mientras la rompes” me abalancé sobre ella vi que no había el mas mínimo riesgo que despertara, me acosté encime, puse la punta de mi pene encima de su cuquita, y empecé a meterla, pero era muy dura, súper estrecha, pensé que no se podía, hasta que Mariana me dijo “dale bien duro” incline mi trasero hacia atrás y empuje mi pene con mucha fuerza, fue increíble, sentí que mi pene se explotaba gracias a una presión enorme, no aguante y di un gemido de placer, mientras que note en Angie un gesto como de dolor, seguí con gran fuerza clavándola, era increíble lo que sentía, con ninguna chica había experimentado algo así, y lo estaba haciendo nada mas y nada menos que con Angie.

“Ya sácalo, déjame algo” me dijo Mariana, mientras que marcaba un número en su celular, yo seguí dándole duro, mientras chupaba sus teticas y lamía sus mejillas. “Dígales a las muchachas que suban ya” dijo Mariana mientras reía y hablaba por su celular, me miró, “te tengo más diversión”, no sabia con quien hablaba, me levante y note que mi pene tenia un poquito de sangre gracias a que ya había desvirgado a Angie, me volví a sentar al lado de la cama cuando golpearon de nuevo a la puerta, era Sandra y Jennifer otras dos compañeras, eran bonitas pero no se comparaban a Mariana, eran normales en mi opinión, Mariana le abrió, sin cubrirse ni nada, las dos nenas estaban súper embriagadas, una de ellas beso a mariana y siguió, yo quede asustado, pero la otra nena, Jennifer me miro y se lanzo encima mío, Mariana me dijo “hay tienes para que no te aburras más”. Jennifer tenia una minifalda con un liguero oscuro, encima solo tenia un brasier negro, quedamos los dos acostados, ella encima mío, mientras frotaba su culo contra mi verga, al lado mío estaba Angie dormida sin saber nada y Mariana le quitaba la ropa a Sandra.

Rápidamente Jennifer se levanto y se quito su tanguita, era negra, volvió a sentarse mientras cogía mi pene y lo metía entre su cuca, esta era diferente era una cuca normal y no como la de Angie, pero no importaba, sabia que esa iba a ser mía un poco más adelante, Jennifer empezó a moverse rápido, sus gemidos eran ricos, yo veía como mi verga entraba y salía de su vagina, le quite el brazier , y empecé a chuparle las tetas, lo hacíamos muy rápido, le di la vuelta, se puso en cuatro, levante su minifalda, la corrí mas arriba casi hasta su ombligo, tenia frente a mi su culito, sabia que ese apretaba más, empecé a meterselo duro mientras ella gritaba un poco, al tiempo Sandra estaba sentada sobre Angie y frotaba su vagina contra la de ella de forma rápida, mariana miraba y acariciaba los senos de Angie y los de sandra, la mire y nos besamos, era una imagen increíble.

Angie acostada, Sandra encima de ella, Mariana al lado, acariciando las tetas de las dos y besándose conmigo mientras yo me cogía a Jennifer por el culo, seguimos bebiendo, le dije a Mariana que quería con ella, Jennifer se molesto un poco cuando le quite mi pene de su culo, ella se levanto, y en su lugar se acostó mariana, estaba boca arriba, le pidió a Jennifer que se sentara en su cara para poder lamerle toda la cuca, yo me concentre en esa cucota que tenia mariana era gigante pero yo la quería, le empecé a dar duro y rapidísimo, esa cama parecía que se iba al piso por mi movimiento y el movimiento de Sandra, que parecía que quería sacarse chispas con la cuquita de Angie, continuamos así mucho tiempo, sentí que ya iba a terminar y le pregunte a marianita que si quería que le terminara dentro, ella dijo que no, se la saque, ellas dos siguieron allí, cogí la tetas de Angie y las junte me senté en su abdomen al frente de Sandra y empecé a meter mi pene allí entre esas teticas blancas, estaba súper arrecho, así seguí mientras veía a las otras chicas y sentía esas teticas tibiecitas abrazar mi pene, hasta que termine, fue una eyaculada grandiosa, me salió semen por montones Angie quedo bañada en el, lo tenia entre sus tetas y por todo su cuello, Sandra me dijo “ven te limpio”, y con una mamadita suave se tomo el semen que había sobre mi pene, me levante para traer algo con que limpiar a Angie, pero Sandra ya estaba acostada totalmente sobre ella frotándose los senos y la cuca simultáneamente, luego me dijo “no te preocupes yo limpio todo” y con su lengua lamía todo el cuerpo de Angie, tomándose todo mi semen.

Seguí observando ese cuarteto, me fume un cigarrillo y termine la botella de trago que teníamos, me sentí un poco mal por Angie pero a medida que transcurrían los minutos y veía todo lo que hacían, de nuevo me excité y decidí entrar de nuevo a la acción, no sabia por donde mire a Sandra y quise cojermela, ella estaba entretenida con la cuca de Angie, la estaba lamiendo así que estaba arrodillada y mostrando su culo, puse mi pene sobre ella, pero ella rápidamente me dijo “por el culo no” así que se lo metí normal, pero era una cuca muy común se sentía como todas, no quise seguir y lo saque, Mariana en ese instante tenia un orgasmo gracias a que Jennifer le metia los dedos en su cucota, por eso Mariana dijo “bueno chicas ya la pasamos rico es hora de irnos” me asombre de eso, aunque Jennifer me miro y me dijo hazme acabar, ya iba a tener orgasmo, así que le hice el favorcito, no demoro mucho apenas se lo meti en su cuca ella termino con unos fuertes gritos, sentí como mi pene se mojaba por ese liquido delicioso que sale de las vaginas cuando llegan a un orgasmo, lo saque y nos dimos un beso enorme, las tres se levantaron y se vistieron les agradecí, mientras nos despedimos con besos en la boca y una mamadita rápida que me hizo Sandra, me dijo “no te puedes quedar sin algo mío” me lo mamo y se despidió con otro beso, las tres salieron, Mariana me miro y me dijo “me tienes que agradecer por lo que te dejo” refiriéndose a Angie, aunque no había hecho mucho con mariana, sabia que lo que yo quería era a Angie por eso me entusiasme demasiado, volví a poner seguro, vi a Angie y dije es ahora, me acosté encima y empecé a darle súper duro, esa cuca si que me gustaba, apretaba duro, y me hacia gemir de placer, le di la vuelta a Angie, la puse boca a bajo, no quise romperle el culo, porque sabia que me traería problemas, no estaba además en mis planes, asi que seguí, le chupe el culo un buen rato, era delicioso lo que hacia pero ya no quería más espera, empecé a darle por esa cuca con fuerza desmedida duro, duro mientras yo gemía, es algo que nunca hago pero que Angie me producía, seguí y seguí, tenia que sacarlo o sino iba a terminar dentro, vi la mitad de su rostro que golpeaba la almohada, me excitaba más y dije no me importa, luego un fuerte ahhhhhh salió dentro de mi, había terminado dentro de ella, era increíble, esa vagina me succionaba como ninguna seguí y seguí, fue delicioso, descanse 20 minutos y me la volví a a coger, esta vez boca arriba, rápido le di por entre sus piernitas, lo saque y note que la botella estaba junto a mi, quise jugar y trate de metersela entre la cuca, pero pues era imposible, la tenia muy estrecha, la bese mucho tiempo acaricie sus senos y los chupe durante buen tiempo, me recosté de nuevo, lo metí duramente y volví a eyacular dentro de ella.

Sentí que ya había hecho todo, lo que quería con ella, pero me preocupa su reacción a la mañana siguiente, le puse el brasier y los calsoncitos, yo me puse mi bóxer, quite la cobija de la cama, y la acosté, apague la luz y me acosté al lado de ella, nos tapamos, mientras la acomode sobre mi pecho y la abrace fuertemente, quería que despertara y me viera a mi, amaneció, desperté, ella seguía durmiendo, a los pocos minutos también despertó, abrió sus ojos y me miró, miro hacia todos los lados, se asusto y empezó a llorar, me dijo entre llanto que paso, le conteste “lo que tenia que pasar, los dos nos amamos, y estuvimos juntos, además no tienes porque preocuparte yo estoy contigo y no pasa nada”, se tranquilizo y supe que nada malo iba a pasar, le explique que por los tragos no se acordaba de nada, y que su cuquita estaba roja y le dolía por que lo habíamos hecho tres veces y que nos habíamos vuelto novios, entonces entre lagrimas sonrió por un momento y me dijo “te amo”, duramos algunos meses de novios, ella nunca supo lo que realmente sucedió esa noche, fue difícil ocultarlo pero lo logre, además vivimos muchas cosas buenas, y su vida cambio para bien, ella ahora esta casada y vive feliz mientras que yo disfruto del sexo desenfrenadamente eso sí, sin hacer tantas locuras como esa noche.

Boquitas Jugosas

chicas-porno-boquita-esta-pidiendo-pollaNo hay nada que se compare con sentir y saborear los jugos de un hombre y de una mujer encontrados en la boca a través de un beso… Una orgía sabrosa y salvaje…

Era una noche espectacularmente maravillosa, con mi esposo y unos amigos, Laura, Fernanda y Pablo, habíamos estado en un casamiento muy lindo, era verano, y tomamos toda la noche tragos y demás, bailamos mucho y estábamos todos a mil con nuestros sexos.

En un momento de la noche con Laura, mi amiga – amante, mientras estábamos en la fiesta, fuimos al baño y estábamos las dos a mil, nos metimos en uno de los sanitarios, cerramos la puerta con el pasador y las dos al unísono nos levantamos nuestros largos vestidos hiper sensuales que llevábamos puestos y comenzamos a tocarnos nuestros sexos desesperadamente, con nuestras lenguas jugamos salvajemente, y las dos estábamos tan mojadas por tanto juego erótico previo que sin darnos cuenta nos convulsionamos casi al mismo tiempo sobre nuestras respectivas manos, nos lamimos los dedos llenos de nuestros jugos sin dejar de poner nuestras bocas en el medio, las dos estábamos solo entrando en calor para una noche que ya asegurábamos como excitante…

Cuando la fiesta termino, con mi marido ya no podíamos mas de la calentura, habíamos bailado muy sensual toda la noche, él había sentido mi aroma de perra en celo y eso era suficiente para que él tuviera su pija dura, nos marchamos del salón de fiesta saludando a los novios felices, y Laura con su novio Pablo y nuestra amiga en común, Fernanda, nos invitan a seguir BEBIENDO algo pero en el departamento de Laura, y nosotros aceptamos gustosos.

Llegamos al Dpto. de Laura y sin esperar demasiado con mi marido, Gastón, nos sentamos en un sofá muy cómodo y comenzamos a besarnos apasionadamente, Laura preparo unos tragos con Pablo en la cocina y Fernanda nos miraba a nosotros muy excitada.

Ella dijo: bueno basta que yo solo estoy mirando… le conteste: no tenes porque hacerlo Fer, veni que Gaston quiere hacerte unos mimos… Ella sin dudar se acerco hacia nosotros y gaston muy sutilmente la tomo por su cintura, la arrimo a su cuerpo y le comio la boca, ella estaba muy exitada y al instante empezo a retorcerse de gusto, yo al lado de ellos los mire y muy despacio empeze a acariciar a Fer, ella me miro por un instante, pero se dejo hacer sin problemas, yo estaba fogosa por tocar ese cuerpo que siempre habia imaginado, ya que ella es una mujer muy atractiva, con cuerpo espectacular, unas tetas no muy grandes pero de adolescente, y una cola fenomenal, muy bien formada y redondeada. No pude mas y por detrás de ella apoye mis manos en sus tetas, tenia los pezones erguidos y listos para ser devorados, mientras ellos seguían con sus lenguas entrelazadas y cada vez más ardientes y jugosas, yo le iba quitando el vestido a Fer, yo hice lo mismo con el mío y apoye muy al descuido mis enormes tetas sobre la espalda de ella, sentí como se estremeció cuando las sintió, y Gastón empezó a jugar con su conchita húmeda y abierta de la calentura, metió un dedo dentro de su pequeño agujerito y lo retiro lleno de jugo delicioso que me dio a mi a probar mientras ella pedía con su carita de vicio ser cogida por ambos.

Le lamí las tetas suavemente mientras Gastón seguía con sus dedos dentro de ella cada vez mas fuerte, ella estaba a punto de caer en un orgasmo sobre la mano de mi marido y yo quería lamer esa mano llena del sexo de Fer. Así lo hizo y quedo tendida en el sofá como extraviada, en ese momento se incorporan Laura y Pablo que habían estado mirando nuestra escena masturbándose uno a otro. Pablo viene hacia mí y Laura hacia Gastón, comiéndonos las bocas, Pablo toma mis tetas y pellizca con los dientes mis pezones duros haciéndome estremecer, yo tomo su verga totalmente parada y lubricada por sus líquidos preseminales, y comienzo a ordeñarla de punta a punta llevándomela hasta mi boca y sintiendo ese sabor extraordinario que emanaba, le doy un par de lengüetazas en la punta y me la empiezo a meter toda en la boca hasta llegar a su tronco, que deliciosa estaba!!! Miro a mi costado y la imagen era mucho más excitante, mi marido metía su lengua dentro del culito de Laura frenéticamente, mientras Laura le gritaba que la siga cogiendo con la lengua, Fer, le lamía la verga a Gastón como su fuera un chupetín, estaban totalmente sudados y llenos de jugos.

Con Pablo nos dirigimos hacia ellos, y Gastón me da su boca llena de jugos del culo de Laura, le lamí toda la cara para sentir ese rico sabor, Laura se dispuso a comer la concha de Fernanda mientras pablo aprovechaba la labor de Gastón que le había dejado le culo súper dilatado a Laura, para poder meter su verga dentro. Con Gastón formamos un 69 esplendoroso para la imagen de nuestros amigos, yo estaba debajo de el siendo penetrada por mi boca, él me abría con sus manos la concha y lamía mi clítoris hinchado, chupandolo frenéticamente, yo saco la verga de Gastón de mi boca y le pido que me dé su agujerito tan dulce, el baja su culo hasta mi boca y me lo da totalmente, yo comienzo a lamerlo con lengüetazos grandes hasta detenerme con la punta de mi lengua en su jugoso ano, meto la lengua dura muy dentro de su culo, lo cual hace estremecerlo y así me pide que siga y comienza con un movimiento de vaivén para poder ser cogido mas profundamente, yo intercalo un dedo con mi lengua y siento que se viene, quedo en esa posición y le pido que me llene de su leche caliente mis tetas y el resto de mi cuerpo, así lo hace, y yo quedo totalmente bañada en su semen.

Laura se aproxima a mi cuerpo desprendiéndose de la verga de Pablo y comienza a limpiar mi cuerpo, recorriendo con su lengua todo mi cuerpo y saboreando la leche de Gastón para luego dármela en mi boca y concluir en un gran beso, al mismo tiempo Laura arriba mío hacia frotar su clítoris con el mío, abrí un poco las piernas para recibirla mejor y nuestros sexos se frotaban cada vez mas salvajemente y con las dos conchas sudadas y bañadas por completo en nuestros jugos, no pude controlar caer en un orgasmo esplendoroso y viendo como se acercaba Fernanda para besarnos a nosotras dos. Gastón por su parte después de haber pegado semejante acabada arriba de mi cuerpo vio a Pablo con la pija a mil y no pudo aguantar la tentación de mamarlo con desesperación, estábamos los cuatro en un estado de lujuria por lamernos unos a otros y sentir de cada uno de los cuerpos el sabor. Laura y yo no nos íbamos a perder la delicia de tener para nosotras dos el cuerpo de Fernanda, por eso nos dispusimos a pasarle nuestras lenguas por todo su cuerpo, Fer deliraba de placer y nos pedía a gritos que la cojamos muy fuerte, yo me dispuse a meter mis dedos en su conchita ardiente y Laura por detrás hacia lo mismo con su culito tibio, empezamos despacito y terminamos haciéndola gritar de placer con embestidas fuertes sobre todo su sexo, se convulsiono varias veces sobre nuestras manos y boca hasta mearnos en la cara a las dos. Pablo tomaba de la cabeza a Gastos para poder cogerlo bien fuerte por su boca y derramar así todo su semen en la garganta de Gastón.

Los cuatro quedamos mojados por todos lados en nuestros líquidos sabrosos y terminamos BEBIENDONOS unos a otros con besos y caricias.

Con mi esposo nos fuimos a nuestra casa y llevamos a Fer hasta la suya, despidiéndonos todos y deseando que algún otro amigo en común tome la decisión de casarse.-